Vete Orando…

» Yo Soy, como un pez que navega bajo el mar. Dios es el mar de mi tranquilidad. Yo Soy, como un árbol que establece sus raíces firmemente en la tierra. Dios es la tierra de mi vitalidad. Yo Soy, como una gran montaña nevada. Dios es la certeza de mi eternidad. Nada puede turbarme. Él es mi tranquilidad.»

A %d blogueros les gusta esto: